lunes, 20 de octubre de 2008

Un Nuevo Mundo, para mí.


Apenas 24 horas en Nicaragua. Jornada intensa. Tantos pensamientos y tantas reflexiones. Algunos referidos a la educación, otros a la política. En realidad, deben ser lo mismo.

Hoy he visto la pobreza, he visto a los escolares pulcramente vestidos con su uniforme de pantalón o falda azul y camisa inmaculadamente blanca. He conocido que el 22 por mil de los niños mueren, que la sanidad es un lujo.

He oído el discurso antimperialista, el que hermana Nicaragua con Cuba y Venezuela. El discurso que echa las culpas al capitalismo, olvidando la responsabilidad del caciquismo y la descordinación entre los países vecinos de Centroamérica y el Caribe.

He conocido el trabajo de voluntarios y estudiantes en prácticas que trabajan por levantar un país en el que a veces no creen ni los propios habitantes del mismo.

Son 14 horas de conversaciones, reflexiones y vivencias. Quizá este escrito sea un prejuicio por apresurado, pero no quería dejar sin escribir cuatro líneas después de mi primer día en Nicaragua.

2 comentarios:

Raquel dijo...

Está bien, si señor. Siempre podemos aprender de otros "mundos". Gracias por compartir tu experiencia con nosotros.

603534 dijo...

Tus reflexiones me parecen muy interesantes y los datos estadísticos que das me recuerdan a la España de hace 40 años (salvando las distancias ideológicas).