viernes, 21 de noviembre de 2008

Reglas de juego

"Igualmente os invito a poned vuestros propios comentarios. Comprobareis que somos tolerantes y dialogantes, nunca descalificadores de las aportaciones realizadas".

Este texto está recogido del lateral de este blog. Quizás no se lee porque queda un poco bajo y lo interesante está en las entradas de la derecha.

Revisando algunos comentarios, he encontrado algunos un poco fuera de "tono" que no me gustan para mi blog.

Sé que sus autores no tienen mala intención porque les conozco , pero en los comentarios intervienen personas que no conocen la cara del otro comentarista.
Es una dificultad al manejar el blog: el mensaje diferido y la ausencia de mensajes no verbales, ni siquiera la entonación. Por eso, un poco de sosiego, menos impulsividad (mira quién lo dice) y un poquito más de cuidado.

Conviene ser cuidadoso en el qué y en el cómo se dicen las ideas. Hay que ser respetuoso porque cada uno hace lo que puede.

3 comentarios:

Dr_solaris dijo...

Pues la verdad que sobre este tema...el otro día leyendo a Enrique Dans (gurú para unos, "aprovechado" para otros) resulta que ha tenido que moderar sus comentarios dado que los insultos personales, las salidas de tono y demás comentarios poco diplomáticos originaron que los tuviera que moderar...y en alguna ocasión hasta no permitir comentarios de ningún tipo...algunos han dicho que eso es censura...pero creo que cada uno tiene derecho a tener su "casa" como quiera...

La solución para los bloggers es moderar...aceptas o no aceptas el comentario según el contenido...hasta se pueden poner filtros para que en el momento que incluyan "palabros" los borre y elimine.

En mi blog he tenido que borrar directamente alguna entrada por los comentarios (antes de que los moderara) y volver a colgar el post no permitiendo comentarios...

Por cierto, Enrique, existe término Geek para los que ponen comentarios fuertes en los blogs o foros: "trolls".

Oye, yo si me paso me lo dices directamente...jejeje...no te cortes...que intento ser comedido..pero a veces se me va la mano...

Enrique García dijo...

Lamento ser un blogger heterodoxo que no me conozco ni la terminología, pero nunca voy a censurar. Especialmente porque a veces las cosas no son censurables sino que empiezan a ir por mal camino. Por otra parte, como decía en mi blog el problema no es conmigo que conozco a quien aporta comentarios, sino la interacción entre comentaristas que yo espero que sea de debate y discrepancia pero respetuosa y no lesiva de sentimientos.

Anita B. dijo...

¿Y qué hay de malo en que la gente se tire de los pelos vía blog? Si los comentarios están para eso, para desahogar la furia interior. Yo no soy partidaria del insulto, pero reconozco que para algunos razonar y argumentar son tareas sumamente complicadas, así que insultar es su única vía de manifestar el desacuerdo. Tampoco me parece que insultar virtualmente sea grave. Lo importante, si uno quiere generar debate, es, precisamente, que exista participación y que cada cual intervenga con las herramientas de las que disponga. Al final, en discusiones virtuales en un blog, el responsable del espacio puede usar la tijera cuando le dé la gana y todos contentos. Milagros de la informática.

Besinhos from Anita B.