viernes, 5 de septiembre de 2008

Examen y final

Sólo Isthard parece que se ha animado a reflexionar conmigo en este primer tema del curso, gracias.
Los demás leed los comentarios porque como siempre son mejor que las entradas.

De las reflexiones de esta semana se puede concluir:
- la evaluación es necesaria pero no sólo a través de exámenes.
Esto me sirve para copiar un texto un tanto formal pero que hemos incluido en nuestra propuesta de plan de estudios de maestro:
"Para que la evaluación pueda ejercer su mayor y mejor beneficio creemos que es necesario que exista la posibilidad de que los instrumentos, además de confirmar lo que se conoce puedan aportar un feedback que ayude a mejorar el aprendizaje. Es decir, que con el instrumento se pueda comprobar el conocimiento y que además aporte un informe no sólo cuantitativo relacionado con una nota o calificación, sino que permita una información cualitativa y descriptiva. Para ello es necesario que existan unos criterios generales de la propia materia, que previamente se han debatido entre profesorado y alumnado, y otros criterios particulares que aporte cada grupo de alumnos".

Ahora, sólo nos falta que sepamos llevarlo a la práctica.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Estado de humor y exámenes

Parece que a Isthard se pone de mal humor haciendo exámenes. Yo me pongo de mal humor corrigiendo exámenes y poniendo calificaciones. Parece que ni a alumnos ni a profesores nos gustan los exámenes. ¿Por qué los hacemos?

Desde nuestra más tierna infancia comenzamos a ser evaluados. No sólo cuando en educación primaria algunos tienen que repetir curso, "permanecer un año más en el ciclo", sino también en educación infantil se elaboran informes del progreso de los niños; sino desde que vamos en el carrito y la vecina valora nuestra belleza en comparación con nuestro hermano, nuestra madre o su sobrino.

En la sociedad de mercado y liberal, con su competitividad, todo se compara, todo se mide. Las noticias hablan de porcentajes, de números, ahí está el PISA y todo su correlato de comentarios políticos.

Pero esa es una función de la evaluación: es formativa para el individuo, pero sirve para la selección "natural" de la sociedad.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Utilidad de los exámenes


A propósito del comentario de Isthard, me vinieron estas preguntas:
¿el examen refleja lo que el alumno sabe, sirve para determinar si se han alcanzado los objetivos que se pretendían? ¿Se sabe lo que se pretendía?

Claro que los examenes afectan no sólo a los estudiantes, sino a los profesores que en vez de pensar en planificar el curso deben corregir, vigilar cual policia.
Los alumnos universitarios en la era del paradigma de aprendizaje todavía llevan "chuletas" y no electrónicas. Quizás nuestros exámenes son de preguntas que están en el capítulo 14 o en la página 230 y no son preguntas que resuelven verdaderos problemas. Por eso, se copia.
Los exámenes no se deberían poder copiar, deben ser creativos, que resuelvan problemas vitales.

Dos comentarios más acerca de exámenes del día de hoy:

- "Llevo todo el día de exámenes y mañana orales" (profesora de idiomas)
- En Alemanía he cursado una asignatura que te prepara para la realización de todo tipo de pruebas: escritas, orales, cerradas, abiertas, etc. (estudiante Erasmus Universidad de Hannover)

martes, 2 de septiembre de 2008

Netgeneration y rendimiento académico


Mamá: Hijo mio porque no te esfuerzas un poco más y sacas un poco más de notas. Tú puedes!
Hijo: - Mamá sabes cuál es la diferencia entre un 8 y 6
Mamá: :-(
Hijo: - Que con el 6 se vive mejor.

lunes, 1 de septiembre de 2008

Evaluación, exámenes, vuelta a empezar.

1º de septiembre. Examen. Llevo 30 años intentando explicar la diferencia entre medir y evaluar, evaluar y calificar. Todos estos términos forman parte del mismo proceso pero son cosas distintas porque su finalidad es distinta.
La evaluación con su correlato de las calificaciones condiciona el devenir el escolar, incluso el devenir social (Informe PISA, fracaso escolar, ...). Con las exámenes de septiembre se retoma el curso, las calles se llenan de niños y autobuses y se diluye el sosiego veraniego de la urbe.
Los estudiantes organizan su vida, sus estudios en función de cómo será el examen: "tipo test", prueba abierta, uno o más exámenes, profesor duro, blando, o loco extravagante.

No obstante, de un tiempo a esta parte, las pruebas puntuales, los exámenes, no son exclusivas para emitir la evaluación. La necesidad de valorar competencias, habilidades intelectuales y actitudes, más allá del simple recuerdo de informaciones obliga a utilizar otros tipos de pruebas y actividades: trabajo en grupo, participación en debates, asistencia a conferencias, visitas, elaboración de informes, realización de prácticas, etc.

La evaluación aparece en España en torno al 1971, con la Ley General de Educación de Villar Palasí, anteriormente sólo se hablaba de exámenes para ejercer la función selectiva que desde siempre tiene asignada el sistema escolar. A veces, se trata de edulcorar con la idea de que promueve la igualdad de oportunidades y por eso se habla de evaluación formativa como instrumento de ayuda para el proceso formativo del individuo.

Actualmente, la evaluación se asocia con la necesidad de ofertar un servicio de CALIDAD, una enseñanza, una educación de calidad. Por eso, los elementos a evaluar no sólo es el rendimiento del alumno (que sigue constituyendo un excelente indicador del funcionamiento del sistema); sino también se evalúan los centros, el profesorado, las infraestructuras, etc.

De la evaluación, escribí un libro hace casi 20 años, "Apuntes de evaluación", y en él señalaba la inflación de determinativos del substantivo evaluación: formativa, sumativa, continua, inicial, final, diagnóstica, integral, integradora, interna, externa, criterial, normativa, personalizada, ...

Me parece que quizás es demasiado académica esta entrada y lo que pretendo es vuestra participación para poder contestar en los próximos días; por eso, lanzo una pregunta- reflexión: ¿cómo fué vuestra experiencia de exámenes en septiembre? A mi sólo me mandaron una vez y fue por un error administrativo que el profesor de Filosofía no tuvo tiempo de subsanar.

Hasta mañana. Espero vuestros comentarios.