viernes, 26 de marzo de 2010

Demófilos.

 

 Tengo un problema: Cogi este texto que figura abajo. NO puse la referencia y ahora no lo encuentro. Se admiten ayudas.

LOS DEMÓFILOS Y LOS DEMÓCRATAS
Los demófilos son los amantes del pueblo.
Los demócratas son los partidarios de que sea el
pueblo quien gobierne.
Se puede ser demófilo y no ser demócrata; es decir
se puede amar al pueblo y no ser partidario de que
estén en sus manos las altas jerarquías del mando de
la nación. ¿Por qué? Porque no está preparado para
desempeñarlas.
Hay quien sabe montar un Ministerio y no sabe montar
un reloj. Y existen infinitas personas que saben
montar un reloj y no sabrían montar un Ministerio.
Nunca se sabe una cosa sin haberla aprendido antes.
El saber gobernar una nación es una cosa que
sólo conoce el que la ha estudiado y aprendido.
Encomendar al pueblo, que no ha estudiado ni aprendido
el difícil arte de gobernar, la responsabilidad de
dirigir un Estado, es una insensatez o una maldad.
Quien ame de veras al pueblo no echará sobre sus espaldas
esa carga con la que no puede.
No debemos ser demócratas, sino demófilos, y por
eso debe gobernar la nación quien más valga, y el que
más vale es el que se impone por su sabiduría y sus
virtudes.
Para regir una nación están preparados muy pocos.
Dirigir bien una familia no es fácil; dirigir una fábrica
o empresa es menos fácil todavía. Para dirigir una nación
aun se necesitan condiciones superiores.
Yo no quiero que dirijan a España
hombres que sólo tengan
buena voluntad; no basta. Quiero
que tengan además talento y.
sobre todo, genio director, genio
de gobernante. El más patriota
y genial será el mejor. A ése sólo
quiero.
Como os veía muy parados de comentarios y el comentario de Rosa al video de ayer me ha dejado mosqueado; he decidido poner éste para que os dure toda la semana Santa. Me tomo las vacaciones del MEC y las de la Universidad, al menos en el blog.


8 comentarios:

Rosa dijo...

Comentaré otro día el post, que ahora no me da la cabeza.
Muy interesante, por cierto.

Raquel dijo...

Vale, felices vacaciones, a pasartelo bien y descansa mucho. Es interesante la reflexión, no había caido en ello pero creo que todos si que tienen derecho a opinar aunque no sean capacitados para gobernar, que están ahí. Por ejemplo, en la casa, ¿los pequeños no cuentan?

Rosa dijo...

El texto y el pensamiento que contiene son interesantes.

Coincido poco con lo que se expresa, que contiene una ideología un tanto “rancia”.

La frase más acertada, a mi juicio, es que “se puede ser demófilo (confieso que es la primera vez que veo esta palabra) y no demócrata”. La historia ha dado buenos ejemplos de demófilos y también de demócratas que son demófilos encubiertos o se creen salvadores de la patria. Afortunadamente, también ha dado buenos ejemplos de demócratas.

La frase “el saber gobernar una nación es una cosa que sólo conoce el que la ha estudiado y aprendido” resulta chocante. ¿Se enseña el gobierno? ¿Se enseña la política? ¿Se instruye en el servicio a la “res publica”?. Obvio es que no. Si se hiciera, es probable que otro gallo nos cantara y que en lugar de tener cargos corruptos y amantes de lo ajeno tuviésemos servidores de lo público y entregados a los intereses generales. Tal vez lo conveniente sea la profesionalización, el enfocar la política como una carrera más (los auténticos políticos sí lo hacen y hablan de su “carrera política”) porque hacerlo así posibilita que se intente lograr el mejor desempeño en el ejercicio del cargo y conseguir la satisfacción de la ciudadanía que constituye la base del Estado (cosa distinta es alcanzar el objetivo porque ya se sabe, además, que nunca llueve a gusto de todos)

Sería curioso ¿no? Imaginad que preguntáis a alguien y os contesta que estudia política – que no ciencias políticas- ¿Cuántos pensáis que estarían dispuestos a servir a los intereses generales y no a ser meros políticos con afán de medrar?...complejo, la verdad.

Las últimas frases en negrita me dan un poco de miedo. La palabra genio tiene muchas acepciones y dependiendo de la que se trate prefiero a personas de buena voluntad que a genios. Con relación a la palabra patriota – DRAE: “persona que tiene amor a su patria y procura todo su bien”- sería aconsejable instruir a los ciudadanos en qué es patria, qué implica y librarnos al fin del lastre histórico-ideológico reciente que la palabra conlleva y con el que muchos la asocian-asociamos.

Enrique García dijo...

Pues si que es un poco rancio, 1940. de un libro de texto de la colección que atesoro con cariño. Ahora, no lo encuentro y no puedo poner la referencia exacta pero el año seguro que era este.

Rosa dijo...

Pues sí. Rancia, pero rancia

María dijo...

No es que sea rancio, es que es antidemocrático. He buscado el significado auténtico en el RAE (.es)y no aparece la palabra "demófilo" por ningún lado. Efectivamente, todo el post es sacado literalmente de un librito titulado "Así quiero ser", totalmente al servicio de la dictadura y escrito con un ánimo claro de lavar el cerebro desde la niñez. Os puedo mandar el librito entero, porque lo tengo en pdf.
Yo os sugiero tener mucho cuidado con estos post y estas "tendencias". Hay gente muy experta en conducir a las masas...
He llegado a este lugar poniendo la palabra "demófilo" en google y realmente me ha dejado perpleja. No entiendo ni como se puede usar la cita en ningún sentido. También es verdad que no he leído del Blog nada mas que esta entrada y no puedo hacer una justa valoración...simplemente aviso, por si acaso

Enrique García dijo...

Efectivamente Maria. Yo el libro no lo tengo en pdf, lo tengo impreso. Pero debo buscarlo en la biblioteca, porque no puse la referencia esperando, como en otra ocasión en este blog, que los comentaristas adivinasen la fecha y, ahora, no lo encuentro.
Este blog puede ser cualquier cosa menos antidemocrático. Y si hago referencias al pasado, es para recordarselo a aquéllos que tuvieron la suerte de nacer en un país con un parlamento democrático.
En estos días, que la Justicia española tiene dudas, te aseguro que este bloggero no las tiene.
Y te invito a leer otras entradas y darnos comentarios tan sabrosos. Muchas gracias, María.

Anónimo dijo...

El texto pertenece a una publicación del año 1940, "Así quiero ser" . El niño del nuevo estado.