viernes, 1 de octubre de 2010

Universidades Laborales -2

 Un colega de universidades laborales me mandó la descripción de una comida en la que se encontraron algunos de ellos. Por motivos de privacidad, quitaré los nombres aunque quizás ellos pueden identificarse. Perdonad, si así ocurre, pero la descripción de este colega me hizo reír, espero que a vosotros también.

-A.G. (ahora es alcalde nacionalista aliado con el PP ¡Cosas veredes...!
-O.A.  (De Bujalase... y de fransé... ¿recuerdas?, ahora registrador de la propiedad -como Rajoy, como él dice-
-J.V.  (perdió el pelo y se acaba de casar con una alumna 25 años más joven que él... ¡qué envidia! Como sabes da clases de árabe)
-G. L. (sigue agitanado, como entonces. Vive a su aire. Tiene una nieta. Hace poco se fue de T. a su pueblo de origen andando... 700 Kms...)
-C. C. (de un pueblo de C., otro que perdió el pelo)
-L., el que organizó la huelga en 5º o 6º, no recuerdo (ahora es alto cargo del PSOE , pero con una calva inmensa)
-M. S. (sigue siendo un bicho raro, muy introvertido, como entonces. Yo apenas lo recordaba. Por lo visto ahora es ultranacionalista catalán)
-T. C. (ya era raro entonces, lo sigue siendo, aunque con mucha amabilidad. Le apasiona el senderismo, incluso tien un club de andarines de la Caja de Ahorros  donde trabaja. Hay gente pa tó...)

Para mí la mayoría de ellos ya eran, además de irreconocibles ahora (supongo que también a la inversa), poco conocidos entonces. varios estuvieron sólo uno o dos años en Córdoba. Pero entre algunos de ellos se conocían más, pues muchos habían estado previamente en la Laboral de La Coruña. Ése era en
realidad el hilo conductor del encuentro. No obstante fue muy grato,y distendido, incluso con su pizca de nostalgia al visitar la U.Laboral, aunque no sé si repetible. Hay gente a la que me gustaría volver a ver. A otros, en realidad, no tanto, simplemente porque apenas teníamos en la Laboral mucho contacto, y 35 años después...imagínate. Como es natural, os eché de menos a ti, a K. (que se "rajó" in extremis) y a M. , que estuvo pensando en venir.

jueves, 30 de septiembre de 2010

¿Por obligación o por deseo?

¿Por qué vamos a la escuela? ¿Por obligación ? ¿Por que lo pasamos bien? ¿ Por que encontramos a los amigos? ¿Por que hay que promocionar? Oí esta pregunta el mismo día que veía el reportaje en el periódico EL País sobre  los Pre-parados. Y creo que debemos reflexionar sobre la misma. Especialmente, los que nos dedicamos a esta labor de la formación, negocio de la formación dirán otros.

Lo que a continuación se describe vale para el mundo occidental, los países en desarrollo afortunadamente la percepción es distinta.

Cuando era niño, ir a la escuela, sacar buenas notas, incluso mejores que los otros significaba disfrutar de una beca para unos estudios que tus padres no podían pagar. Y no podías pagar ni el bachillerato porque a los 14 años convenia no ser una carga para casa y eso sólo se conseguía con dinero: del trabajo o de becas.

Actualmente, ir a la escuela, se va porque no hay otro sitio mejor: en casa no te puedes quedar porque los padres no están y cuando eres más mayor no vas a estar pululando todo el día por la calle. Así, que vamos al Instituto a pasar el rato. Lo que me cuentan no me parece interesante y creo que no servirá para mucho porque se parece poco a lo que veo todos los días en la calle y menos a lo que me ofrecen por la televisión. El título que me darán no sé si me servirá para obtener trabajo a tenor de lo que me cuentan mis amigos y en los medios de comunicación.

Es decir, que si no es por motivación interna, por curiosidad por aprender; la motivación externa no se encuentra.

Qué panorama más negro!!!

miércoles, 29 de septiembre de 2010

martes, 28 de septiembre de 2010

Universidades Laborales

Con el rimbombante nombre de Universidades Laborales se denominaban unos Institutos donde los adolescentes y jóvenes (de 14 a 17 años aproximadamente) estudiaban el bachillerato y algunos estudios de formación profesional. Incluso llegaban a hacer Ingeniería. Eran internados y la procedencia de los estudiantes era de la clase obrera en la España franquista. Los lugares geográficos se repartían por toda la Península, aunque predominaban los cercanos al lugar donde se ubicaba la "laboral". Yo estuve en Córdoba la Llana, Andalucía, España.
De Zaragoza, recuerdo a dos personas del barrio Las Fuentes, a una la encuentro de tanto en tanto cuando paseo, a la otra, la encontré el otro día después de más de 30 años. Creo que a los dos nos alegró el encuentro. La amistad de aquellos difíciles años, en lo social y en lo personal, perdura a pesar del tiempo. Mi colega de Huelva, también es de la "laboral" y con él he mantenido el contacto con más intensidad. No diría que somos como hermanos, porque quizás no es exactamente el sentimiento; pero sí la alegría compartida cuando al otro le va bien y la tristeza compartida cuando las cosas no pintan bien.
Si eres de una "laboral" pon tu comentario.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Interdisciplinariedad a 120km/h

Conducir llevando compañia que habitualmente no te acompaña, me gusta porque, con la justificación de que quiero estar atento al tráfico, puedo permanecer callado y escuchar a mis compañeras de viaje.
Quizás porque todos los ocupantes del coche eramos profesorado universitario o bien porque hablabamos del inminente curso, se me ocurrió pedir ideas para un taller de interdisciplinariedad.
Y entonces, J.M. relató lo que un estudiante griego de un máster de investigación le dijo:

"La interdisciplinariedad es la A-L-E-G-R-I-A"

Para mí, también lo es porque la interdisciplinariedad me permite ver otros puntos de vista, compartir inquietudes y el placer del resultado exitoso conjunto, porque me obliga a pensar en que no soy omnipotente y que necesito de otras personas para alcanzar mis objetivos.

¿Y para tí que es la interdisciplinariedad?