jueves, 3 de mayo de 2012

Batallitas de JUTE


Escrito para la celebración de las vigésimas jornadas universitarias de tecnología educativa:
Mi primer JUTE fue en 1993, Sevilla, en el siglo pasado. Me había perdido los preámbulos de 1992 en Barcelona. Yo sigo asistiendo porque me encuentro a los colegas y los veo envejecer más que a mi mismo. Dije a los colegas, las colegas están mucho más guapas y atractivas.
Fui el primer cronista y escribí  algo parecido a un artículo, titulado “Qué cinco años no es nada” Ahora hemos llegado  a los veinte años que decía la canción.

En estos años, me ha dado tiempo de cambiar de estado civil. Eso sí, no investigo todo lo suficiente. Quizás porque prefiero la política universitaria. Por eso, he me dedicado a hacer de jefe de campaña de rectores ganadores. Ahora soy Decano de la Facultad de Educación: Esto de la comunicación  también era una tecnología educativa como diría Rodríguez Diéguez.

Seguiré asistiendo porque es un grupo de personas entre las que me he sentido bien y eso no es fácil entre colegas como bien sabéis.

Quizás tengo muchas anécdotas pero me encuentro en una edad en la que comienzo a no recordar algunos hechos de mi propia vida que otros relatan.

Yo siempre he asistido a unas JUTE con sesiones de veinte horas diarias en las que hay que incluir presentaciones, debates, comidas, cafés, cervezas, cenas, copas, bailes,  " no baño a la luz de la luna" (ya dije que tengo una edad), etc.

Pero recuerdo en el año 2000, Oviedo, en la que una colega habitual a las Jornadas apareció después de una ausencia de algunas Jute. Al llegar al apartado "copas y disco", a las 4 A.M. y cuando éramos los únicos clientes del local, algunos indicamos la conveniencia de ir a descansar para poder debatir al día siguiente. A lo que la susodicha contestó: "Una vez que he conseguido liberarme de casa por dos días, no querrás que me vaya tan pronto a la cama. Yo me quedo"

Y nosotros nos sacrificamos ;-) y nos quedamos con la compañera a seguir bailando.

A las 9 de la mañana y puntualmente como indicó el coordinador del momento, estuvo nuestro cuerpo en el aula. Nuestro espíritu estaba con los últimos sones de salsa o de música disco de la última noche, perdón, de hacía un ratito.

Para el futuro, propongo seguir haciéndolo como hasta ahora: Reuniéndonos, participando, pasándolo bien y, sobre todo, innovando. Si miramos atrás hay mucha diferencia entre Sevilla 1993 y Girona 2012.

Hoy mismo, me ha sorprendido la estupenda web que tenemos aunque Rute siga siendo el pueblo del anís, los mantecados y el jamón. Nuestra web es mejor, como no podía ser de otro modo. Hasta yo mismo mantengo un blog desde que el año 2007 me enseñasteis lo que era la web 2.0.

Nuestros objetivos deben ser los que venimos cumpliendo: a) posición crítica ante las tecnologías, b) difusión de nuestro trabajo, c) investigación cooperativa,  d) incorporación de nuevas generaciones de profesores.

Por eso, yo propongo ser "innovador - continuista" que no es un oxímoron, aunque lo parezca.

No hay comentarios: