jueves, 13 de septiembre de 2012

Igualdad de oportunidades

Nunca pensé que pudiera añorar el franquismo pero si hoy tuviera entre 14 y 20 años, nunca llegaría a ser profesor de Universidad.
O quizás sí, porque mis estudios fueron realizados porque dispuse de becas que graciosamente concedía el régimen.
Parecido a lo que se pide ahora: que estudien los que tienen mejores notas. Que nadie se quede sin estudiar por motivos económicos pero elevamos los umbrales económicos para poder acceder a las becas.
Empiezo a estar harto de tanta palabra engañosa e injusta. Se habla de cultura del ESFUERZO pero sólo para algunos. Otros dispondrán de todos los apoyos necesarios.
Yo entiendo poco de economía pero al igual que podemos hablar desde la posición del sabio enojado que tira el grano que otro recoge; también podemos hablar desde la posición del que le toca recoger el grano que el otro tira.
Los recursos pueden ser menos, los presupuestos pueden ser menores pero siempre hay una cuestión de distribución de los mismos. Se puede repartir medio pollo para uno y el otro medio para el resto; o bien repartir el pollo entre todos los presentes por igual y de acuerdo con sus necesidades. Y no me cuenten el cuento que el Sr. Rodrigo tiene más necesidades que los niños que acuden a los comedores escolares de la escuela pública.

Quizás esto de la igualdad de oportunidades se ve distinto desde la biografía personal. Porque no te animas a escribir la tuya. ¿Estudiaste con becas?

Personalmente, soy becario de las Universidades laborales que mantenían las mutualidades laborales y la Confederación de las Cajas de Ahorro. (entonces invertían en formación, en futuro, en lugar de ladrillos)

1 comentario:

Ico dijo...

Estudié con becas y comencé haciendo periodismo en Madrid, claro que la gran ciudad para una insular como yo fue más interesante que la propia universidad, por lo que fui poco y sus asignaturas no engancharon y a esa edad la vida está en otro lado.. luego estudié más tarde, alternando trabajo y estudios por la tarde y ya me lo pagué yo... Un saludo