viernes, 8 de noviembre de 2013

Amabilidad

Creo que no es la primera vez que transcribo una reflexión encontrada en un bar.  Esta fue en la Bodega Antigua Casa de Guardía de Málaga donde el vino se sirve directamente de la cuba, del tonel, como en las bodegas de antes y donde la cuenta se anota con tiza y sobre el mostrador de madera.

Situado en la Alameda Principal se encuentra entre los lugares a no perderse o bien a perderse dentro de él.

La frase dice así:
TENGA
LA AMABILIDAD
DE HABLARME
CON DULZURA
SIN ELEVAR LA VOZ
Y SIN
CONTRARIARME
DE NINGUNA MANERA

&&&
LA VIDA ME HA ENSEÑADO
QUE EL RUIDO Y
LA CONTRADICCIÓN PROVOCAN
CAMBIOS BRUSCOS DE TENSIÓN, 
ACIDEZ GÁSTRCA,
TRASTORNO CARDIOVASCULARES
Y ADEMÁS...
YO ME VUELVO RÁPIDAMENTE
¡MUY DESAGRADABLE!

&&&
(NO OLVIDE QUE LA DULZURA ES
PARTE DE NUESTRA VIDA)




jueves, 7 de noviembre de 2013

El día que acabó la crisis...

No soy el autor, pero creo que merece la pena difundirlo.

La autora de este articulo publicado en El País da que pensar...

Concha Caballero  (Baena, Córdoba, 1956)

Es licenciada en Filología Hispánica y profesora de Literatura en un instituto público.

Profesora de Lengua y Literatura. Hace ya unos años pasó, felizmente, del ejercicio de la política a ser analista y articulista de diversos medios de comunicación (El País, Por ahora, de la SER, Meridiano, de Canal Sur Televisión). Amante de la literatura. Firmemente humana con los temas sociales.

Cuando termine la recesión habremos perdido 30 años en derechos y salarios...

Un buen día del año 2014 nos despertaremos y nos anunciarán que la crisis ha terminado. Correrán ríos de tinta escritos con nuestros dolores, celebrarán el fin de la pesadilla, nos harán creer que ha pasado el peligro aunque nos advertirán de que todavía hay síntomas de debilidad y que hay que ser muy prudentes para evitar recaídas. Conseguirán que respiremos aliviados, que celebremos el acontecimiento, que depongamos la actitud crítica contra los poderes y nos prometerán que, poco a poco, volverá la tranquilidad a nuestras vidas.

Un buen día del año 2014, la crisis habrá terminado oficialmente y se nos quedará cara de bobos agradecidos, nos reprocharán nuestra desconfianza, darán por buenas las políticas de ajuste y volverán a dar cuerda al carrusel de la economía. Por supuesto, la crisis ecológica, la crisis del reparto desigual, la crisis de la imposibilidad de crecimiento infinito permanecerá intacta pero esa amenaza nunca ha sido publicada ni difundida y los que de verdad dominan el mundo habrán puesto punto final a esta crisis estafa —mitad realidad, mitad ficción—, cuyo origen es difícil de descifrar pero cuyos objetivos han sido claros y contundentes: hacernos retroceder 30 años en derechos y en salarios.


Un buen día del año 2014, cuando los salarios se hayan abaratado hasta límites tercermundistas; cuando el trabajo sea tan barato que deje de ser el factor determinante del producto; cuando hayan arrodillado a todas las profesiones para que sus saberes quepan en una nómina escuálida; cuando hayan amaestrado a la juventud en el arte de trabajar casi gratis; cuando dispongan de una reserva de millones de personas paradas dispuestas a ser polivalentes, desplazables y amoldables con tal de huir del infierno de la desesperación, ENTONCES LA CRISIS HABRÁ TERMINADO.

Un buen día del año 2014, cuando los alumnos se hacinen en las aulas y se haya conseguido expulsar del sistema educativo a un 30% de los estudiantes sin dejar rastro visible de la hazaña; cuando la salud se compre y no se ofrezca; cuando nuestro estado de salud se parezca al de nuestra cuenta bancaria; cuando nos cobren por cada servicio, por cada derecho, por cada prestación; cuando las pensiones sean tardías y rácanas, cuando nos convenzan de que necesitamos seguros privados para garantizar nuestras vidas, ENTONCES SE HABRÁ ACABADO LA CRISIS.

Un buen día del año 2014, cuando hayan conseguido una nivelación a la baja de toda la estructura social y todos —excepto la cúpula puesta cuidadosamente a salvo en cada sector—, pisemos los charcos de la escasez o sintamos el aliento del miedo en nuestra espalda; cuando nos hayamos cansado de confrontarnos unos con otros y se hayan roto todos los puentes de la solidaridad, ENTONCES NOS ANUNCIARÁN QUE LA CRISIS HA TERMINADO.

Nunca en tan poco tiempo se habrá conseguido tanto. Tan solo cinco años le han bastado para reducir a cenizas derechos que tardaron siglos en conquistarse y extenderse. Una devastación tan brutal del paisaje social solo se había conseguido en Europa a través de la guerra. Aunque, bien pensado, también en este caso ha sido el enemigo el que ha dictado las normas, la duración de los combates, la estrategia a seguir y las condiciones del armisticio.

Por eso, no solo me preocupa cuándo saldremos de la crisis, sino cómo saldremos de ella. Su gran triunfo será no sólo hacernos más pobres y desiguales, sino también más cobardes y resignados ya que sin estos últimos ingredientes el terreno que tan fácilmente han ganado entraría nuevamente en disputa.

De momento han dado marcha atrás al reloj de la historia y le han ganado 30 años a sus intereses. Ahora quedan los últimos retoques al nuevo marco social: un poco más de privatizaciones por aquí, un poco menos de gasto público por allá y voilà: su obra estará concluida. Cuando el calendario marque cualquier día del año 2014, pero nuestras vidas hayan retrocedido hasta finales de los años setenta, decretarán el fin de la crisis y escucharemos por la radio las últimas condiciones de nuestra rendición.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Vacio

 Esta mañana me encuentro vacio de ideas, incluso vacio de voluntad de escribir y de hacer.
Quiero atribuirlo a:

  1. Tres días de reflexión en la conferencia de Decanos sobre los problemas comunes de la formación inicial del profesorado, así como de la gestión diaría de unos centros de un ámbito universitario no rentable económicamente (no nos ocupamos de la tecnología, de la ciencia, de la técnica.) 
  2. Tres días de asueto en el Sur, donde el clima, el paisaje, la gente, la gastronomía, incluso la crisis, todo es tan distinto al Nordeste.


Por eso, la entrada de hoy será así de aburrida.

martes, 5 de noviembre de 2013

Flamenco

Quería ir a un tablao no para turistas, aunque esa noche al público le faltaban fuerzas para tocar palmas o jalear a los artistas: el guitarrista, la cantaora y la bailaora; Luis, Rudy y Almudena.

Un local reducido, junto al Darro. Parecía un aljibe.

Y el nombre atraía a un aragonés y alguien que le gusta el subrealismo: Le chien andalusie. Recordando el film de Luis Buñuel.

Local de una asociación cultural que pretende que el flamenco esté entre lo popular y lo selecto.

video

lunes, 4 de noviembre de 2013

Carmen de la Victoria

Carmen en árabe significa Viña y por extensión se refiere a un huerto que las familias pudientes dedicaban a placer.

Los cármenes son fincas típicas de los barrios históricos de Granada, herederas de los huertos de deleite que poseían los árabes granadinos en los contornos de la ciudad.

El Carmen de la Victoria pertenece a la Universidad de Granada y es residencia para profesores invitados. Desde el mismo, se pueden contemplar imágenes como la que aporto.