domingo, 2 de febrero de 2014

Espacios escolares o Geografía escolar

Los espacios escolares  están presentes como una de las cuestiones de la materia "Organización Escolar", asociada al tema de la higiene escolar. Han sido objeto de interés de la Inspección Educativa que debe controlar medidas de aulas, de patios de recreo , etc. 
Para mí también lo fue cuando viajaba por España por carreteras que pasaban por el medio del pueblo y permitía ver las escuelas casi abandonadas por falta de escolares que las ocupasen.  Eran construcciones que tendían hacia la homogenidad pero algunas veces destacaban por su diseño, por su aspecto exterior.
Pero los espacios escolares no sólo tienen que ver con el exterior, sino también de cómo están organizados en el interior, ¿qué estancias poseen y cuáles no poseen?  Y, por supuesto, la estancia básica, aquélla en la que se realiza la interacción bipolar entre maestro y alumno tal como señalaba Renzo Titone.
La disposición del mobiliario, la ornamentación de las paredes, los objetos de aprendizaje presentes son una importante comunicación no verbal  que es otro de esos temas no estrictamente pedagógicos por  el que me sentido atraído.
El culmen de mi interés por el espacio llegó cuando tuve que poner como mi mayor objetivo profesional el conseguir un edificio para la Facultad de Educación que fuese digno de la importancia que tienen los profesionales de la educación para el desarrollo de una sociedad y para la educación de la ciudadanía de una nación.
El nuevo edificio de la Facultad de Educación se comienza a utilizar este próximo lunes, 3 de febrero de 2014. Ubicado en el Campus de San Francisco de la Universidad de Zaragoza está a disposición de la sociedad aragonesa que lo ha financiado.  Puede contemplarlo, arquitectónicamente merece la pena;  puede disfrutar de su amplia plaza previa a la entrada; podrán ser utilizada para realizar actividades del ámbito educativo y formativo en su sentido más amplio.
El edificio es funcional, racional y está pensado como lugar de encuentro.

Los arquitectos destacan estas características:
Somos conscientes de la influencia del entorno construido en la educación , (confortable – austero,  amable – riguroso, sugerente – anodino  ….)
 La materialización de una serie de inquietudes, valores, una vez atendidas las exigencias utilitarias del programa fueron el objeto de este éste proyecto, hoy día finalizado.
Estas inquietudes se pueden resumir en:
1.   RELACIÓN CON EL ENTORNO.
Es una “ suerte “ la ubicación dentro del campus. Rodeada de Facultades, Colegios Mayores y junto al centro de gravedad del campus. Nuestra propuesta ha sido
Aportar un ámbito de relación exterior
Abrirnos al entorno universitario.
Nos parecía justo.
2.  DISPOSICIÓN SOBRE EL ÁMBITO.
En el proceso de desarrollo interactúan diversos factores, pero hay algunos que mantienen a raya al resto. Son líneas de fuerza que empiezan a delimitar un espacio anónimo para ser protagonista, siendo el instrumento el volumen a desarrollar. Ante el peso que adquiere sobre el ámbito el volumen construido, hay una percepción que me gustaría transmitir.
somos de San Sebastian. En la costa , el encuentro del monte con el mar se produce a través de capas planas de piedra dura, superpuestas, fracturadas, alternadas con capas de piedra blanda. Se denomina Flysch. La primera vez que fui consciente de su presencia ( percepción ) lo asocié a la obra de Txillida. Obra capaz de acercarse a diferentes sensibilidades, mayores, jóvenes…..¿ porqué?  Para mí, la respuesta estaba allí : porque se mide con la naturaleza, por esa relación telúrica entre obra y naturaleza que el subconsciente reconoce y asocia. Esta percepción me produjo una sensación de aliento, una energía para transcender lo cotidiano. La búsqueda de esa energía ha sido permanente en nuestro trabajo, no siempre con acierto.”
Agrupamos los usos en dos volúmenes.
Docente. Estratos superpuestos, desplazados con ángulos ligeramente obtusos, con respuestas espaciales más ricas.
No docente. Disgregación de volúmenes que matizan el pie a tierra, con un estrato superior que protege, orienta y señala el acceso.
3.  ACCESOS
Intuimos que hay espacios a los que se puede acceder a través de una puerta. Así como hay otros en los que la transición exterior-interior necesita otra escala. Así hemos pensado que debería ser.
La articulación , disposición de los dos volúmenes, dirige, señala, orienta ese recorrido con una fragmentación del volumen no docente que matiza la transición, accediendo al atrio que se encarga de recibir y distribuir.
4.  ATRIO.
Atendidas las exigencias utilitarias del programa, la relación/comunicación entre alumnos, profesores….ha sido decisiva por la importancia que tiene en el desarrollo de las personas a lo largo de tantos años de formación,
en la materialización de este proyecto.  
Atrio docente.  Acoge las aulas, iluminación cenital con llantones para evitar el asoleo directo, galerías perimetrales con la función de acoger, distribuir, comunicar…..
Atrio no docente. Espacio que acoge diferentes usos administrativos, reuniones, dirección , profesorado, cafetería…………
Que le deis buen uso y lo disfrutéis. Un saludo a todos
Javier Maya y Estela Arteche. Arquitectos.

Para mí, principalmente es un lugar de encuentro, porque las aulas de los dos pisos quedan recogidas en un “patio central” donde se encuentra uno de los tres símbolos marineros que yo encuentro en el edificio, Estos elementos de mar no son destacados por los arquitectos que quizás temen ser increpados por colocar un barco, aunque sea con la quilla invertida, en un lugar de secano como es Zaragoza. Pero las cuadernas son evidentes y servirán como recordatorio al mirar al cielo de que hay que apuntar hacia el horizonte aunque estemos rodeados de edificios.
Así que esos símbolos marinos son: a) una quilla invertida con sus cuadernas insertadas y visibles; b) una popa invertida en la que se distinguen sus ventanales; c) los “ojos de buey” que están por todas sus puertas.
Si hablamos de edificios escolares, no podemos olvidar el Colegio Público, Joaquín Costa de Zaragoza, Construido a principios del siglo XX, poseía hasta una piscina interior. Hubo un tiempo en que la escolarización era un motor de desarrollo y no un negocio, donde había alumnos y no clientes, futuros ciudadanos y no usuarios.
La tipología de los espacios condiciona la didáctica. El espacio y el tiempo son las coordenadas que definen la escuela. Las aulas y los horarios son la gran preocupación de un equipo directivo. Pero las aulas están cambiando y en ocasiones ya  no son cuatro paredes; sino que los escenarios de aprendizaje dependen del tipo de actividad que allí se desarrolla. Los países nórdicos apuestan por los espacios abiertos donde los niños y los jóvenes se mueven de acuerdo a sus intereses.

Este vídeo  de la Fundación Qatar muestra la importancia de la arquitectura escolar en tres países diferentes: Abu Dabi, Burkina Faso y Suecia. El espacio está al servicio del aprendizaje y los aprendices no tienen la misma necesidad que sus padres. La escuela de la revolución industrial ( de bancada fija, de posición frontal, de pizarra para todos igual) no puede ser la misma que la de la sociedad del conocimiento (compleja, con necesidad de manejar gran cantidad y diversidad de información).

Mientras consulto las noticias del día, me encuentro este artículo cuyo titular redunda en los argumentos del vídeo: "Las escuelas más innovadoras del mundo no tienen aulas ni pizarras".


Por lo que respecta a la geografía del aula, tenemos una disposición clásica con pupitres individuales para que no se molesten unos a otros, o bien bancadas atornilladas al suelo para que no se muevan y faciliten la limpieza al estar siempre ordenadas. La orientación de las mismas es frontal hacia la pizarra donde se encuentra “la mesa del profesor”. Por tanto, los estudiantes contemplan el “cogote”, la parte occipital de sus compañeros lo que dificulta la comunicación entre iguales.
El triunfo de la metodología grupal llevándo a la reflexión de si se trata de trabajo cooperativo o colaborativo, gracias a las reformas educativas que en el caso universitario llamaremos “plan Bolonia” ha obligado a arquitectos y demás responsables de obras al diseño de mobiliario para el trabajo en grupo, a disposiciones donde es factible lo que en Educación Infantil (pioneras de las metodologias innovadoras) se denomina el trabajo por “rincones”. Poco a poco, los espacios se trasforman de espacios de enseñanza a espacios de aprendizaje. Si bien, la economía y sus burbujas tiran hacía el lado de lo más barato y el paradigma del aprendizaje precisa de más recursos que el de enseñanza.
Si bien es cierto que en ocasiones no es necesario el dinero para personalizar un aula, para hacerla coherente con nuestros principios metodológicos. Lo ejemplifijaré de la forma más simple: Pensemos en la decoración de las paredes que puede contener láminas estandarizadas de las que nos facilita la sociedad de consumo o bien estar gestionada por los propios alumnos con sus trabajos, con sus creaciones, “a su gusto”.
Arquitectura, disposición del mobiliario, decoración, colores de las paredes son cuestiones que debemos considerar como fundamentales en los proyectos educativos.

Quizás hay otras evidencias de la importancia de los espacios escolares, pero en un blog hay “espacio” para los lectores.
-          ¿Lo has encontrado?

1 comentario:

Anónimo dijo...

También, creo que en la educación del siglo XXI, hay que volver a pensar los espacios "geográficos" dentro del aula. Está claro que, debido a los cambios sociales y tecnológicos actuales, ya no se pueden tener representaciones de aulas tradicionales como antes. A mí, me encanta el espacio y el movimiento de los estudiantes en los aulas. No obstante, me pregunto: ¿Están los docentes actuales preparados para cambiar su percepción del aula tradicional? ¿No pueden ya los docentes poner en marcha otros conceptos de organizaciones del espacio de los aulas en su clase con lo poco que está a su disposición? Creo que es toda una mentalidad que hay que cambiar para lograr obtener beneficios en el proceso de enseñanza/aprendizaje