domingo, 23 de marzo de 2014

Horarios vs. Metodología

Cuando el otro día, el Gobierno autónomo o la Inspección Educativa, decidió cambiar el número de horas de cada una de las materias en Educación Primaria para adaptarlas al planteamiento de la LOMCE de enfatizar las materias instrumentales; la periodista de Heraldo de Aragón nos hizo las siguientes preguntas:
  1. ¿Es insuficiente el número de horas de Lengua y Matemáticas que hay en la actualidad?
  2. ¿Más horas de Matemáticas se traducirá en mejores resultados? Y el recorte de Lengua, ¿cómo afectará?
  3. ¿Qué habría que hacer para mejorar las competencias de los alumnos en Matemáticas y Lengua?
  4. ¿Cuáles son las principales dificultades que se encuentran los maestros a la hora de enseñar estas asignaturas?

Como profesor de Innovación Curricular, no me atendré a las preguntas.
La distribución horaria por asignaturas debe dejar paso a metodologías integradoras. No importa tanto las horas destinadas sino el tratamiento, el cómo se desarrollan las asignaturas.
Algunas metodologías interdisciplinares que se utilizan en la enseñanza superior como son el estudio de casos, la resolución de problemas o el aprendizaje basado en proyectos podrían ser utilizadas desde los primeros niveles educativos. Igualmente, las propuestas globalizadoras de educación infantil podrían seguir utilizándose en la educación Primaria.
Por otra parte, el maestro, la maestra en Primaria lo es de todas las asignaturas excepto de Idioma extranjero, Música y de Educación Física; por tanto. no sé si es capaz de pasar de una asignatura a otra con tanta precisión como los horarios pretenden.
La Inspección Educativa debería ser más permisiva con propuestas de los centros que pretendan combinar el trabajo del maestro de matemáticas con el maestro de educación musical o de lengua inglesa. Como ejemplo de que esto es posible, puede consultarse la escuela Yehudi Menuhi.

En resumen, no conviene entrar en una pelea de “asignaturas” y ofrecer una propuesta metodológica conforme a las necesidades de resolver problemas globales en un mundo complejo.

5 comentarios:

David dijo...

De acuerdo con la reflexión que haces en la entrada. La Educación debe adaptarse a una sociedad dinámica y cambiante. Hay que llevar a cabo un profundo proceso de reflexión sobre aquellos principios que basan la comunicación y el aprendizaje. El rol docente tiene que cambiar, de sabio a animador, dejando al alumnado la opción de generar los nuevos contenidos, centrando su trabajo en desarrollar espacios adecuados para los aprendizajes colaborativos, participativos, transformadores. Debemos reflexionar sobre cómo utilizar y aprovechar los aprendizajes en el transcurso de nuestra vida. Las futuras generaciones de maestrxs son un rico campo de cultivo. ¿A qué esperamos? Formación, primar puntos de encuentro entre profesorado y alumnado, experiencia, nuevos retos educativos, comunidad...

Jesús David Cánovas Espejo dijo...

Hola Don Enrique, soy Jesús un estudiante de 3º de pedagogía de la universidad de Murcia,y le escribo para comunicarle que estoy muy de acuerdo con su reflexión, y que lo primero que deberiamos de trabajar en la educación de los niños en en educar a ciudadanos, no a meros receptores de información, por eso escribo para restarle la inportancia a esos horarios estancos en los que se basa la educación y mirar mas allá de las ventana de las aulas, que como muy bien dice, los maestros son personas y no tienen su cerebro estructurado en horas para pasar de un tema a otro con esa precisión requerida. Un cordial saludo Jesús.

Mari Carmen Pérez Lázaro dijo...

Hola Enrique, soy una alumna de pedagogía, quería felicitarle por su reflexión y decir que estoy muy de acuerdo con ella. En mi opinión la educación debe avanzar a la misma vez que la sociedad, y la realidad no es así, la educación está estancada en metodologías antiguas, aunque poco a poco estamos mejorándolas. El profesor ya no es el transmisor de los conocimientos, ya que los alumnos pueden obtener conocimientos a través de muchos medios, como por ejemplo Internet, ahora el profesor debe hacer de guía, ayudando a sus alumnos a seleccionar aquella información que les sea valida y útil, ya que en Internet podemos acceder a mucha información de cual mucha no es válida.
Saludos.

Irene Torralba dijo...

Como estudiante de 3º de Pedagogía estoy de acuerdo con sus palabras. La educación debe ir ligada siempre a un contexto y como tal a la sociedad en la que nos encontramos. Una sociedad donde el profesor y los alumnos deben cambiar los papeles, pues la información está al alcance de nuestras manos y hay que trabajarla. De esta manera daríamos lugar a un profesor motivador facilitador de información. Por este motivo las metodologías (horarios y demás), al igual que los roles, deberían de ser modificadas en función de las necesidades o intereses de los alumnos.

Encarnita Sanchez dijo...

Hola Enrique, en primer lugar darle la enhorabuena por su entrada ya que lleva toda la razón. Yo creo que lo que se hace en las aulas de los colegios no es lo correcto, ya que hay maestros que dan sus clases magistrales sin preocuparse si sus alumnos están aprendiendo o no. Por eso hay que cambiar las metodologías como bien dice, no hay que preocuparse por los horarios, ya que si se da solamente dos horas de Lengua pero sabiendo que los niños están aprendiendo, no haría falta más horas por esa semana, igualmente con las demás asignaturas.
Un saludo.