lunes, 27 de abril de 2015

Frente a los privatizadores de la Universidad

Propuesta de Comunicado de la Junta de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza sobre la sobre-oferta autorizada a la USJ.
Concentración en la Explanada de la foto (Facultad de Educación, campus San Francisco, Zaragoza)  el día 28 a las 13 horas.


1. La Facultad de Educación tiene una larga tradición en la impartición de las titulaciones de Maestro, que se integraron en la Universidad en 1972, pero con una trayectoria formativa desde 1843.  Se trata de titulaciones consolidadas, con un profesorado de gran calidad docente e investigadora.

2. La duplicación de grados ya existentes no aporta ningún valor adicional a la oferta educativa de la Comunidad Autónoma de Aragón, que ya es completa, tanto en el número de plazas ofertadas como en especialidades y menciones, y en su distribución en el territorio.

3. La demanda de los estudios de Magisterio en la Universidad de Zaragoza ha descendido en los últimos años de manera considerable. Esta realidad debe ser tenida en cuenta antes de abrir nuevos grados.

4. Esta caída de la demanda se debe, en gran parte, al descenso de las posibilidades de empleo público en Magisterio, que se ha reducido mucho en los últimos años. En 2007, la Comunidad Autónoma de Aragón ofertó 800 puestos de trabajo de maestro de las diferentes especialidades; en la última convocatoria, en 2013, se redujo a 95 plazas. En 2014 no ha habido convocatoria y para 2015 se baraja la cifra de 36 plazas. La creación de más plazas para estudiar los grados de Magisterio solo conseguirá saturar aún más el mercado laboral.

5. Asimismo, la duplicación de los grados de Magisterio va contra el equilibrio territorial de Aragón, al concentrar la oferta de plazas en la zona central, en detrimento de las ciudades de Huesca y Teruel. En este sentido, la Ley de Ordenación del Sistema Universitario de Aragón establece «la consideración de las universidades como elemento vertebrador del territorio».


6. Por todo ello, consideramos un error la aprobación por parte del Gobierno de Aragón de la duplicación de los grados de Maestro, que no solo no mejora la oferta educativa existente en nuestra Comunidad Autónoma y el equilibrio territorial de la misma, sino que puede perjudicarlos gravemente. Por ello, consideramos necesaria la reconsideración y retirada de la medida.

9 comentarios:

Maria Jose Ibanez Valero dijo...

Lo expuesto es la realidad y puede ser correcto. Yo apuesto por que cada persona pueda cursar la carrera que le motiva, aquella por la que siente pasión. Nada mejor que trabajar en lo que nos gusta, con entrega y dedicación. Todos salimos ganando.

Anónimo dijo...

No creo oportuno que haya de denegarse esa duplicación de grado ya que podrán cerrar las puertas a muchos de los estudiantes que quieran estudiar dicho grado. Creo que cada uno puede estudiar lo que a él le guste y le motive y que el propio alumno sabrá con qué oportunidades cuenta. También se puede contar con que muchos alumnos que cursen ese grado pueden salir fuera a ejercer su profesión.

Vanessa Lopez Castillo dijo...

En este momento considero que es un error la duplicación de estos grados, más que nada porque ahora mismo con los recortes que está sufriendo el sistema educativo y además de la alta tasa de paro que estamos sufriendo, hay muchos estudiantes, que aunque quisieran no podrían acceder a estas plazas, y viendo las pocas salidas profesionales que hay en este momento, los que pueden acceder a estas plazas, prefieren ir a otras carreras que tienen mejores salidas.
Si cuando la administración pública vuelve a dar el mismo soporte económico que tenían las universidades hace unos años, si vería conveniente que se realizase dicha duplicación, ya que hay algunos estudiantes que se pueden quedar fuera por falta de estas plazas.

Helga Martinez Lopez dijo...

Con respecto a los futuros profesionales de la educación me parece adecuado realizar una mayor oferta educativa para que cada usuario decida cuál es la que más se asemeja a sus intereses y motivaciones pero, por otro lado me parece contradictorio que aumente la oferta educativa y se reduzca considerablemente la oferta de plazas ya que, muchas personas no podrán acceder a una plaza. Esto va a dar lugar a tener un mayor número de personas formadas pero sin puestos de trabajo por tanto, hemos de adecuar la oferta educativa al mercado laboral.

Veronica Martinez Juan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Veronica Martinez Juan dijo...


En mi opinión, la duplicación de grados por parte de la Universidad de Zaragoza teniendo en cuenta el descenso de las posibilidades de empleo público en Magisterio, me parece un error. De esta manera, conseguirán que se produzca una mayor tasa de personas con titulación y sin un puesto de trabajo. Además, va a tener graves consecuencias para Huesca y Teruel, puesto que hará que disminuya el número de alumnos en estos territorios y parte del profesorado quede en paro.
Por otro lado, multiplicando el número de centros se hace más difícil llevar una formación de excelencia, lo que afectará de manera directa al alumnado.

Andrea Farinango dijo...

Considero que se cometería un error al duplicar las plazas para Magisterio, ello supondría, como bien se expone en el texto, una saturación en el mercado laboral, ya que habrá más parados y preparados que puestos de trabajos.
Pienso que tendríamos que empezar por crear puestos de trabajo para las personas que hoy en día están sin empleo. Crear una educación de calidad para aquellos que se están preparando mas no una educación en cantidad, es decir que procuremos prepara bien a nuestro alumnado que es el futuro trabajar en vez de crear más plazas sin futuro alguno.

Maite Villena dijo...

¡Hola, buenos días!
Considero que la duplicación de grados es un error hoy en día.
Sí que es cierto que cada persona debe estudiar lo que quiera y lo que más le motive, pero España está pasando actualmente por una crisis económica bastante fuerte, donde apenas se ofertan puestos de trabajo, y sobre todo en el ámbito de la educación. Por lo que lo único que va a conseguir la duplicación de grados es la gran cantidad de personas formadas en un mismo ámbito sin puestos de trabajo.

María dijo...

Desde mi punto de vista, la universidad no debe cerrar puertas a nadie, porque cuando una persona entra a ella, pretende luchar por sus sueños para tener un futuro deseado. Aunque en nuestro país, la situación sea bastante complicada para los futuros maestros siempre cabe la posibilidad de salir fuera y trabajar en lo que siempre se ha deseado.