viernes, 5 de febrero de 2016

Nombres propios de la Pedagogía

En estos tiempos en los que aparecen innovaciones por doquier, se magnifican experiencias y cualquier reflexión racional, cabal, casi de sentido común parece que puede ser elevada a categoría de gran pensamiento filosófico; acostumbro a volver la vista atrás y recordar que hubo un tiempo en los que estudiabamos a pensadores de la pedagogía.

No me gusta hacer la lista muy completa para dejar en vosotros lectores de este blog, aquella figura que haya hecho mella en vosotros.
La historia de la educación ha desaparecido de los planes de estudio porque es necesario dar respuesta a las necesidades de cada día: la motivación, las nuevas tecnologías, los problemas emocionales, etc.

Pero deberíamos dejar un espacio para la lectura de los clásicos de la pedagogía y reflexionar sobre la utilidad y la vigencia de sus ideas para el s.XXI. Nos sorprenderían.

Para saber mas:

Recopilación de nombres de pedagogos del s.XX


1 comentario:

José Antonio Pérez Igualada dijo...

Buenos días. Muy buen aporte y muy buen reconocimiento a aquellos nombres que tanto han dado por la pedagogía. Sin embargo, yo añadiría a uno que falta. A mi parecer, uno de los más grandes pedagogos de España. Estoy hablando de Francesc Ferrer i Guardia. Su labor en el período denominado "Entre Repúblicas" fue la inspiración de numerosos ministros que intentaron hacer de la educación de la II República una de las más punteras de Europa en su momento.
Para mi es uno de los grandes olvidados en las carreras de educación, entre muchos otros que deberían ser los referentes de nosotros, los estudiantes de las facultades de educación. Siento que a muchos profesores, tanto en los colegios como en los institutos, se les ha olvidado que el alumno disfruta de su aprendizaje cuando descubre que ha aprendido. Y esto es algo que se aprende a través de la acción, del juego, porque a todos nos gusta jugar. Además, el juego, que normalmente consiste en la imitación, podría ayudar a los niños a descubrir sus vocaciones. Ferrer i Guardia ya diría en su obra "La escuela Moderna" que el juego es una vía importante para el aprendizaje, cito textualmente:
"El estudio de los juegos de los niños demuestra su gran semejanza con las ocupaciones más serias de sus mayores. Los niños combinan y ejecutan sus juegos con un interés y una energía que sólo abate el cansancio. Trabajan por imitar cuantas cosas pueden concebir que hacen los grandes. Construyen casas, hacen pasteles de barro, van a la ciudad, juegan a la escuela, dan baile, hacen de médico, visitan muñecas, lavan la ropa, dan funciones de circo, venden frutos y bebidas, forman jardines, trabajan en minas de carbón, escriben cartas, se hacen burla, discuten, pelean, etc.
El ardor y vehemencia con que hacen esto muestran cuán profundamente real es para ellos, y revela además que los instintos en los niños no difieren absolutamente de los instintos a la edad viril. El juego espontáneo, que es de la preferencia del niño, predice su ocupación o disposiciones nativas. El niño juega a hombre, y cuando llega a la edad viril hace en serio aquello que de niño divertía"