lunes, 24 de agosto de 2020

Nueva (A) Normalidad

Parece que llamar nueva normalidad  es querer edulcorar, descafeinar una nueva realidad  que se caracteriza por ser distinta a lo que veniamos haciendo.
Tengo la sensación de que las medidas que tomamos son para ver cómo adaptamos lo que hacíamos a las nuevas circunstancias.
Necesitamos pararnos a pensar como organizar en este nuevo mundo la educación, la sanidad, las relaciones interpersonales, el ocio, el turismo, los desplazamientos.

Ante la llegada del nuevo curso, me pregunto:

¿Qué habría ocurrido si en lugar de considerar la banca actividad esencial, se hubiera considerado esencial la educación y la enseñanza?  
 
¿O si la desescalada hubiera comenzado por los patios de recreo de los colegios en lugar de las terrazas de los bares?


 

No hay comentarios: