lunes, 17 de septiembre de 2007

Un profesor de filosofía

Un profesor, delante de sus alumnos de la clase de filosofía, sin decir ni una palabra, cogió un bote grande de vidrio y procedió a llenarlo con pelotas de golf. Después preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí. El profesor cogió una caja llena de perdigones y lo vació dentro del bote. Estos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntar de nuevo a los estudiantes si el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí. Después el profesor cogió una caja con arena y la vació dentro del bote. Por supuesto que la arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor volvió a preguntar de nuevo si el bote estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes le respondieron con un sí unánime. El profesor, rápidamente añadió dos cervezas al contenido del bote y efectivamente, el líquido llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían. Cuando la risa se fue apagando, el profesor les dijo:"Quiero que os fijéis que este bote representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que te apasionan. Son cosas que, aunque perdiéramos el resto y nada más nos quedase estas, vuestras vidas aún estarían llenas. Los perdigones son las otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, el coche..... La arena es el resto de las pequeñas cosas. Si primero pusiéramos la arena en el bote, no habría espacio para los perdigones, ni para las pelotas de golf. Lo mismo sucede con la vida. Si utilizáramos todo el nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, no tendríamos nunca lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tu familia, concédete tiempo para ir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o tu afición favorita. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa, para reparar la llave del agua. Ocúpate primero de las pelotas de golf, de las cosas que realmente te importan. Establece tus prioridades, el resto solo es arena. Uno de los estudiantes levantó la mano y le preguntó qué representaban las cervezas. El profesor sonrío y le dijo: "¡Me encanta que me hagas esta pregunta!. La cerveza es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay un lugar para dos cañas con un amigo". Pásaselo a todos los que consideres amigos.

2 comentarios:

Javi Monzon dijo...

Hola.
Esto si que es sabiduría, incluido lo último, lo de las cervezas.
Yo creo que es una de las lecciones más importantes de la vida, yo creo que la he aprendido, aunque alguna vez se me olvida, claro.

El problema es que la he aprendido después de un par de buenos golpes que da la vida, uno cuando se me fue mi hermano. A continuación me metí en una locura de trabajo incluida la oposición que me hizo engordar 30 kilos además de otras miserias, después casi se me va mi madre.

Me gustaría que la gente lo aprendiera sin sufrir, que es necesario relativizar algunas cosas y dar importancia a otras, no sé si es posible y no sé si yo lo tengo bien aprendido. Ahora que sigo inmerso en la tesis procuro que no me lleve la salud por delante, no merece la pena nada si no te acompaña la salud.
Estoy totalmente de acuerdo con el filósofo, lo único que yo aportaría es que hay personas que ponen un balón de baloncesto y no pueden llenar nada de nada más y otra cosa, yo pondría un poquito de vino de la tierra….. claro que las chistorras también son importantes y ocupan su sitio y las morcillas y el queso ni te digo y…. (Ves con que facilidad cojo kilos….)

Javi

Enrique García dijo...

Gracias Javi por tus comentarios, son mucho mejor que mis reflexiones. Espero que si se acercan otros que no seas tú, miren los comentarios. Alguien me dijo que esto parecía un diablog, quizás.