martes, 11 de noviembre de 2014

Tecnología y Atención Temprana

Sra. Directora gerente del IASS, Personal del IASS y de la Facultad de Educación.
Bienvenida a todos  los presentes sin los cuales nuestra actuación no tiene elemento de evaluación.
Agradecer al IASS que haya elegido esta Facultad (primera vez en este edificio) la posibilidad de hacer este curso de la relación con la Atención Temprana. Así como a los ponentes de la Dirección General de Política Educativa, del CAREI, de Disminuidos Físicos de Aragón.

Mi condición de profesor de Nuevas Tecnologías desde 1984, aproximadamente, me permitirá realizar una presentación un poco más extensa de lo habitual.

Leo que “El objetivo del curso es:
Plantear como las nuevas tecnologías pueden ser de gran utilidad como complemento de la actuación de los profesionales, y favorecer el aprendizaje y el desarrollo de los niños y niñas desde una relación positiva entre los profesionales y los menores
 
Me permitirán los organizadores que introduzca un tercer elemento en esta relación dialógica entre los menores y los profesionales: las TIC

Los recursos siempre han sido mediadores de la comunicación, sea didáctica o no. Por tanto, las tecnologías juegan un papel fundamental.

Ayer me recordaban que se quiere que los drones, esos avioncitos tripulados por control remoto, tengan un software que les permita decidir, como el ordenador de la película de Kubrick “2001, Odisea en el espacio”.

Supongo que en estas jornadas, a través de experiencias prácticas, se propondrán las ventajas de las TIC como facilitador de nuevos aprendizajes para nuevas necesidades de la sociedad del conocimiento; pero también debería tener lugar para una llamada de atención ante los peligros de su uso. Aunque el ciberbullyng no aparezca como problema en edades tempranas, el uso de las TIC es siempre ejemplar y nuestros niños y niñas son como “bob esponja”: lo absorben todo.

La utilización que nosotros, educadores, hagamos de las TIC será aprendida por nuestros niños por imitación, como se aprendió siempre. Por eso, conviene estar alerta porque la potencialidad de las TIC aportan ventajas pero también peligros.

No piensen que soy tecnófobo (pertenezco a la Red Universitaria de Tecnología Educativa) pero tampoco soy tecnófilo, al menos, no olvido una actitud crítica que analiza las ventajas y los inconvenientes de la introducción y del uso de las TIC.

Las tecnologías benefician la atención individualizada, la proximidad aunque sólo sea virtual y el servicio 24 horas; pero flaco favor haríamos, si creáramos una dependencia de la Tecnología allí donde es necesaria la autonomía.

No hay comentarios: