viernes, 19 de octubre de 2012

Carta a lista Forbes

I am Enrique García, Dean of the Faculty of Education at the University of Zaragoza, Spain.  I hope you will read on, because I wish to tell you about a problem at my university, a problem that is seriously hindering the cause of education there.

Zaragoza is a city of 700,000 in northern Spain, about 90 minutes from either Madrid or Barcelona via our high-speed train, the AVE.  The city was founded on the banks of the Ebro River more than 2,000 years ago by the legions of Caesar Augustus.

The University of Zaragoza was established in 1542, less than 40 years after Columbus’s last voyage of discovery.  It has a long and respected history.  A School of Education was incorporated into the university structure in 1970, since then evolving from a College to the bonafide university Faculty that we have had since 2001.  Our Faculty of Education attends to a range of educational issues, extending from teacher formation at all educational levels to the investigation of psychopedagogical questions.  We grant both masters-level and doctoral degrees. 

In spite of the recency of our status as Faculty, we strive hard to be the equal of any such Faculty among Spanish universities.  We pay as much attention to the education of our undergraduates and graduate students as we do to international research.  We conduct our own educational research, work in cooperation with Latin American universities, attend conferences with educators from both American and European universities, and participate in the Erasmus Student Exchange program.  Currently 4% of our student body is drawn from countries outside of Spain.

Our problem has been space—or lack thereof.  We have lived to a great extent in space borrowed from other departments.  The offices of our 174 professors must be shared in some cases by up to 10 people.  We have no adequate space for meeting with groups of students or for tutoring students.  We presently conduct classes in six far-flung spaces that other university departments provide for us.

These structural insufficiencies—severe hindrances to the training of teachers as well as to many other aspects of our educational mission—were becoming apparent in the late 1990s.

Realizing the need to provide more space to the new Faculty of Education, university officials considered a number of possibilities, and finally, in 2006, a construction project that would have situated us in a very fine building at the heart of the university campus was publicly presented.

But then Expo 2008—held in Zaragoza—came along, and because the construction of this international showpiece was given the highest governmental priority, the building of our new facility was put off to a later date.

In 2009 I was chosen to be Dean of the Faculty of Education, and, after a very serious effort, I and my colleagues succeeded in getting the university finally to put the construction of our building out to bid.

In March 2010 the contract was awarded to Sacyr-Ideconsa, and work began three months later.  The project was to be completed by March 2012.  But during this period the international monetary crisis began to heat up.  Then Spain fell into a banking crisis to the point that in June 2012 the government was forced ask for an international bailout of its banks.  Construction ground to a halt.  Now the university has a cash-flow problem and, as a result, has been unable to move forward with the construction of our building.  It stands unfinished in the heart of our campus (see enclosed photo), with no promise of construction being resumed in the near future.

What does this mean for us?  It means that the dream of 3,000 people who wish not only to work in a worthy and dignified profession, but also to study and train in dignified surroundings, has been hindered, if not frustrated.  It means that the place where the initial formation of professionals who would one day be the educational engine driving the development of the Spanish economy has been left in limbo. 

The enclosed photo may make it appear that the project is nearly finished, but this is an illusion.  Several million euros worth of construction remains to be accomplished before the facility can be used. 

I’ve knocked for assistance at more doors than I can count.  Of course my principal efforts have been with the political leaders and administrators whose job it is to see this project through to completion, but their response has been disappointing.

I am therefore sending you this letter to ask your help in seeing this important project through to its long-delayed conclusion.  In return for your partial assistance with this project, the university would be happy to dedicate a portion of the building in your name.  In return for your full assistance in completing this project, the university would very gladly name the building itself in your honor.

Possibly you will consider me a shameless beggar, knocking at the wrong door.  But I assure you that I am forced to do so by the growing lack of interest in education among our political leaders.  Education is a soft target for budget-cutters.  But it’s the wrong target.  We are training the men and women who will themselves train the leaders of the future, and at the moment we are forced to do so under conditions that are totally inappropriate for a society that calls itself developed and cultured.
Thank you for your attention and for the time you spent in reading this somewhat lengthy letter.  It was lengthy only because I felt it necessary to explain the reasons that have driven me to ask for your assistance.
I would be most happy to give you more detailed information upon request.

Yours very truly,

jueves, 18 de octubre de 2012

Adiós, Pepelu!!

No quería titular de nuevo: ni "in memoriam", ni "ha fallecido",  ni algo similar. La parca de nuevo me obliga a escribir un tema personal en este blog que va a pasar a una plataforma más académica y profesional en los próximos días.

Pepelu,  José Luis Alonso, veterinario, vicerrector de Profesorado, Defensor universitario y, sobre todo, PERSONA y AMIGO se ha ido. Mejor dicho, una "puñetera y estúpida" enfermedad nos lo ha robado. Mi amistad con Pepelu es de hace tiempo (da lungo), antes su hermana Pilar fue profesora de la entonces Escuela Universitaria del Profesorado, luego su hija Adriana es estudiante de la Facultad de Educación. Con Pepelu y con Pilar se estableció esa complicidad que hace que aunque pase el tiempo sin verse,  cuando te vuelves a encontrar,  es como si hubieran estado presentes todo el tiempo en tu vida. Un sentido de la virtualidad anterior a la digitalización y al whatsapp.

Pepelu era de natural socarrón y junto a su inseparable Pepe Muzquiz fundamos el grupo Isostar, rama Heineken (yo me añadí a a esos dos tipos que altas horas de la noche razonaban como si se acabarán de levantar). Ciertamente, era un bar ruidoso,  donde no era fácil ni hablar pero Pepelu era capaz de razonar, de ser sarcástico, de ironizar  o de tener ideas brillantes como si fuera un soto donde sólo se oyera el discurrir del agua y el canto de los pájaros.

Además, Pepelú era un profesional riguroso que igual puso orden en la creación de la Facultad de Veterinaria de León en Nicaragua como sistematizó la dedicación del profesorado universitario.

Pero si tuviera que decir dos palabras que definieran a Pepelu serían: ENTRAÑABLE y DIVERTIDO.

Hasta pronto, compañero! Si existe la eternidad, vete pidiendo un par de cañas, muy fría la mía,¡ por favor!



miércoles, 17 de octubre de 2012

Think Positive

En cierta ocasión, daba una serie de consejos para tener una actitud optimista a partir de lo que señala Emilio Duró en sus conferencias.
Yo añadía una sexta acción que se refería a escuchar tu música favorita y os emplazaba a los que seguís este blog a señalar vuestras música favoritas.
Así que vamos a hacer el top de las "estrategias para el optimismo" de los seguidores de este blog. Incluir vuestros comentarios y yo iré tabulando, la próxima semana indico los ganadores.

martes, 16 de octubre de 2012

¿Imaginas un mundo sin educación?

Hoy en día es impensable que exista un mundo sin sistema educativo pero, ¿qué pasaría si fuese así? Sin ese sistema educativo, nunca se hubiesen producido los avances de la ciencia y la tecnología. Nunca te hubiese llegado este manifiesto porque tampoco existiría internet. Pero aún así, si lo hubieses recibido, no podrías entenderlo porque no sabrías leer.

La educación es el principio del desarrollo individual y el futuro de una sociedad cada vez más avanzada debido a los procesos de enseñanza y aprendizaje.  La escuela es la cantera de los emprendedores porque les proporciona las herramientas necesarias para imaginar los productos y servicios que revolucionarán el mercado.
El desarrollo depende de que las nuevas generaciones gocen de una educación en igualdad de oportunidades. El dinero no puede ser el condicionante que potencie o limite un nuevo Steve Jobs, Mozart, Da Vinci o Miguel Servet. Todos deben tener el mismo acceso a la formación necesaria para labrar su futuro y el de la sociedad en su conjunto.
Este ambicioso objetivo solo puede alcanzarse con una educación de calidad, dotada de los recursos materiales y humanos necesarios para poder impartirla, pero también con las herramientas necesarias para que a las familias este derecho no les lesione su economía familiar de manera significativa.  
CONVOCATORIA A LOS EGRESADOS DE LA FACULTAD DE EDUCACIÓN Y DE LA ESCUELA UNIVERSITARIA DE PROFESORADO
Por todo ello, como pieza imprescindible del sistema educativo, nos gustaría contar contigo el próximo viernes 16 de noviembre en el campo de fútbol del campus universitario de la plaza San Francisco, para hacernos una gran foto que demuestre nuestro compromiso y unión con la educación, pero también para buscar la dignificación de una profesión cada vez más denostada por la sociedad.
Gracias por tu tiempo y hasta el próximo 16 de noviembre.

Amigos de la Facultad de Educación.
Para más información, buscanos en el Facebook.

lunes, 15 de octubre de 2012

El triunfo de la mediocridad

Este texto corresponde a David Jiménez, aunque se atribuye a muchos otros.



Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo.
Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general.
Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.
Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.
Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan. Porque son de los nuestros.
Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

- Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente
basura.
- Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.
- Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo.
- Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.
- Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.
- Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.
- Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.
- Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.
- Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.