lunes, 14 de marzo de 2011

Libertad de Cátedra según Javi Monzón

Mi amigo Javi, actual Director de innovación y desarrollo en el campus de Donosti de la UPV, comentaba así mi entrada:

Yo pienso que la libertad de cátedra es del 'sitio' y no del catedrático/a, es decir, que es un sitio para obrar en/con libertad, lo que no quiere decir que uno haga lo que le de la gana. Además de con libertad hay que obrar con responsabilidad social para que ese espacio 'la cátedra' siga siendo libre. Si el que dinamiza la cátedra no lo hace pensado en las necesidades de los demás, o como dice Hernan en los intereses de los alumnos y de su formación ¿a quién o qué sirve?

Estoy en Monterrey (primera visita a Latinoamerica) y en el congreso me ha sorprendido (lo he visto porque me lo ha señalado mi compañera) que la gente, en general, lo que aprende no lo hace para sí, si no para que redunde en la colectividad.
¿Qué más se puede pedir para una cátedra?

Un perfecto juego de palabras para señalar que no es el sujeto el que tiene la libertad, sino el puesto, la cátedra, por tanto en la estructura universitaria actual son los Departamentos, como órgano colegiado,  los que detentan la libertad de cátedra.

3 comentarios:

Hernan Berguan dijo...

Hoy mismo algunos hemos tenido la fortuna de disfrutar en Walqa de Richard Stalmann hablando de la libertad:
http://www.rondasomontano.com/revista/33860

Pocas cosas ha dicho que no puedan leerse en su libro Software libre para una sociedad libre

Yo creo que no deberíamos estar hablando de cosas muy distintas cuando usamos el mismo término (libertad), ya nos estemos refiriendo a software, a mercados, a cátedras...

Ico dijo...

Interesante apreciación, ya nos relatarás tus impresiones en iberoamérica, por ahí se mueven en otros paralelos que desconocemos y que creo nos vendría bien recuperar... un saludo

Javi Monzon dijo...

Hola
Gracias Enrique, por el blog, aunque participemos poquito ahí sigues tú.
Qué casualidad, cuando escribí eso estaba en México y ahora estoy en Bolivia. Estoy participando en un encuentro sobre Educación Técnica en Latinoamérica que organiza Fe y Alegría.
Es curioso, hasta que no he empezado a colaborar con esta ONG no me he dado cuenta de la importancia de la PEDAGOGÍA DEL TRABAJO. el profesorado de esneñanza técnica saca de la misería a mucha gente capacitándolo para la vida, en sentido general. Desde mi ignorancia, qué poca atención le he prestado hasta ahora a este mundo.
Un saludo desde Santa Cruz de la Sierra